¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Muchas veces los salones modernos cuentan con un problema habitual: la falta de espacio. Normalmente, si somos pocos en casa o tenemos una cocina espaciosa (suficientemente grande como para comer en ella) optamos por sacrificar espacio de la zona del comedor en virtud de ampliar el área del salón. De esta forma parece que, poco a poco, se le ha ido restando protagonismo a los comedores de diseño integrados en el propio salón. No obstante, comer, comemos y reunirnos, nos reunimos así es que, por mucho que se empeñen las modas y tendencias, la zona del comedor es necesaria. Y no sólo eso sino también los clásicos bufets o aparadores. ¿Dónde guardamos las cosas si no?

Publicado en Blog

Muchas veces los salones modernos cuentan con un problema habitual: la falta de espacio. Normalmente, si somos pocos en casa o tenemos una cocina espaciosa (suficientemente grande como para comer en ella) optamos por sacrificar espacio de la zona del comedor en virtud de ampliar el área del salón. De esta forma parece que, poco a poco, se le ha ido restando protagonismo a los comedores de diseño integrados en el propio salón. No obstante, comer, comemos y reunirnos, nos reunimos así es que, por mucho que se empeñen las modas y tendencias, la zona del comedor es necesaria. Y no sólo eso sino también los clásicos bufets o aparadores. ¿Dónde guardamos las cosas si no?

Publicado en Blog